Seleccionar página

Antiarrugas y antiedad

diferencias entre

Crema antiedad y antiarrugas

Nos encontramos con dos términos que pueden crear confusión,  no es lo mismo una crema anti-edad que una antiarrugas. La respuesta sería sí y no. Vamos a pasar a explicarlo de una forma muy sencilla.

Estas dos propiedades están entre las más demandadas por las mujeres que sobrepasan la línea de los 30 años de edad, con la finalidad de prolongar en el tiempo esa piel joven que tenían antes. Una crema antiarrugas es anti-edad, sin embargo una crema anti-edad no tiene porqué ser antiarrugas. Dentro de las propiedades anti-edad, que no la única, están las antiarrugas.

Propiedades de las cremas antiedad

Estas cremas son reparadoras, hidratan y nutren nuestra piel, pero podemos encontrar otras como: antiarrugas, firmeza, despigmentante antimanchas, redensificante (elasticidad de la piel) y descontracturante (arrugas de expresión).

Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor, si una mujer que siempre ha tenido la piel grasa empieza a descolgársele la piel, tendrá que buscar un tratamiento facial reafirmante pero no caer en el error de una crema antiarrugas, que sí será una anti-edad.

Resumiendo, no todas las cremas anti-edad son antiarrugas pero en cambio, sí todas las antiarrugas son cremas anti-edad.

Para la compra de estos productos, lo más recomendable sería el asesoramiento de una persona experta en el cuidado de la piel para que no desembolses un dinero en una crema errónea para ti. No te dejes llevar sólo por el marketing. Nosotros te podemos ayudar ofreciéndote nuestros servicios por parte de nuestra experta en cuidado de la piel para que escojas el producto que más se adapte a tu piel, no todas son iguales.

La mejor crema antiarrugas

Información

Antes de adquirir cualquier producto que puede afectar a nuestra salud hay que informarse bien y pedir recomendaciones a nuestros dermatólogos. Una mala elección puede causarnos frustración y malestar.

Para decidirnos por una u otra crema tenemos que buscar la que más hidrate la piel, para empezar por mejorar el aspecto.

Para ello tienen que tener ingredientes como el retinol, el colágeno o la enzima Q10 (veremos más adelante más).

Ingredientes

La recomendación que lanzamos desde aquí es que la persona se tiene que informar muy bien sobre qué tipo de ingredientes forma cada crema, porque por desgracia el marketing juega un papel muy a tener en cuenta, algunas marcas realizan unas campañas muy agresivas, así que hay que comprobar en los INCIs, que los principios activos formen parte de la crema estando entre los primeros de la lista, y hay que evitar que contengan parabenos, siliconas, ftalatos y basados en petróleo que no aportan absolutamente nada a la piel.

Principios activos más importantes que deben incluirse en tu crema antiedad para que sea eficaz

Hay muchos tipos de piel y cada una se deteriora de una forma diferente, a algunas mujeres le preocupan las manchas, a otras la flacidez, a otras la arrugas… o el aspecto cetrino de su piel (cambio de color en la piel). Lo bueno es que el campo de la cosmética hay principios activos para cada uno de nuestros problemas, pero también hay que tener muy claro que ninguna crema es milagrosa, los milagros en este sentido no existen, existe la constancia.

Para ello, una experta en cuidados de la piel te puede asesorar en tu rutina diaria adecuada a lo que tu piel necesite y a lo que a la persona más le preocupe. Durante el día lo más importante es proteger la piel, y durante la noche, nutrirla.

Algunos de los principios activos más necesarios para una crema anti-edad y una crema antiarrugas son los siguientes:

  1. Protección solar: no sirve de nada cuidar la piel sin en ese cuidado diario no incluimos un factor de protección alto. No solo hay que proteger la piel en verano, hay que protegerla los 365 días del año. Las radiaciones en concreto, la ultravioleta, son las responsables de casi el 90% de envejecimiento de la piel. Por eso, en todas las partes visible de nuestro cuerpo (cara, manos, cuello y escote) es donde más se nos nota la edad.
  2. Es un potente antioxidante, nos  puede ayudar a retrasar los signos de la edad, se presenta fundamentalmente en las semillas de la uva. Nos ayuda a luchar con los radicales libres, alargando también la vida de las células de la piel.
  1. Ácido hialurónico. Con el paso de los años la producción de ácido hialurónico en la piel se va perdiendo. Su mayor propiedad es la de absorber 1000 veces su peso en agua, estas moléculas se meten en las roturas de la piel (arrugas) cogen el agua y se hinchan, ayudando así  a la piel a estar hidratada y jugosa. Estimula la producción de colágeno, cicatrización y la renovación de las células.
  1. Vitamina C y E. Estas dos vitaminas tienen un gran poder antioxidante y a parte la vitamina C también estimula la producción de colágeno y actúa como despigmentante, aclarando las manchas. Para que esta sea efectiva (Vitamina C) tiene que tener una concentración mínima de un 8%, el problema de la vitamina C es que se oxida con facilidad, por eso una vez abierto el producto se debe gastar en tres meses máximo y si se presenta en mono dosis en una semana como máximo.
  1. Este principio activo sirve para todo, es el que más beneficios aporta a la piel, ayuda a la producción natural de colágeno, mejora la textura de la piel, aumenta la hidratación de la piel, mejora la apariencia del poro abierto, regula la producción de grasa, ayuda a la renovación celular, es antioxidante, previene la hiperqueratinización y mejora las arrugas, tanto las más finas como las más profundas. Sin embargo, aunque tenga todos estos beneficios hay que tener precaución antes de usarlo, hay que tener algunos factores en cuenta como: no sebe de aplicar cuando se vaya a exponer al sol, pieles sensibles… entre otros.
  1. Lípidos. En la cosmética, la principal función de los lípidos es la protección de activos y proveer su transporte en dirección hacia capas más internas de la piel. Conforme vamos cumpliendo años la piel produce menos lípidos y hace que la deje frágil ante los agentes externos.
  1. Coenzina Q10. Es un antioxidante, la dermis lo elabora de manera natural, pero debido al paso de los años y a la exposición con el sol, es conveniente reforzarlo cooperando con un agente externo.
  1. Hidroxiácidos. En el momento que comenzamos a envejecer, las células de la piel no se regeneran con tanta rapidez, y esto nos genera una acumulación de células muertas en la capa superficial de la piel, generando un aspecto poco luminoso en nuestra piel. Estos hidroxiácidos, son los encargados de exfoliarnos la piel, así nos facilitara la absorción de las cremas  y estimularemos la regeneración del colágeno. Se suelen utilizar para tratar una amplia carta de situaciones dermatológicas, como poros muy dilatados, manchas, comedones, piel seca, para tratamientos de acné, para reducir las arrugas. Hay varios tipos de ácidos y con cada uno trataremos unas patologías concretas de la piel.
  1. El principio activo conocido como niacinamida o vitamina B3, que estimula la regeneración celular epidérmica, es un potente antioxidante. Ayuda a mejorar la elasticidad de la piel ya que, esta sustancia, reduce la pérdida de agua contenida en la piel.

En resumen, una crema antiarrugas que sea eficaz debe de tener los citados principios activos o ingredientes, o conseguir que tenga la mayoría de ellos para poder observar y ver cambios.

¿Cómo podemos aplicar correctamente una crema antiarrugas en las diferentes parte del cuerpo?

Un papel fundamental para que las cremas antiarrugas tengan su efecto es saber  aplicarlas bien. Tenemos que saber que no estamos tratando con una crema que hidrata cualquiera, sino que principalmente están diseñadas y formuladas para luchar contra las arrugas. Por ello, tenemos que saber aplicarla de una manera característica.

Tenemos que plantearnos al principio y tener clara la dirección de nuestras arrugas. Por lo general aparecen en el mismo sentido, por esta razón tenemos que seguir una serie de pasos comunes para que se aplique la crema de la manera correcta y que se consiga el mejor efecto:

  1. Las arrugas de la frente normalmente son horizontales a causa de la expresión facial que nos lleva a arrugar esa zona. La forma de aplicar la crema es vertical y ascendente, empezando por la zona superior de las cejas hasta llegar al crecimiento del cabello.
  2. En las arrugas del entrecejo se tiene que aplicar un movimiento con los dedos ascendente y vertical empezando en la mitad del entrecejo y acabando donde empieza la frente, haciendo lo contrario, es decir, hacia abajo, hay que hacer en la otra mitad.
  3. Para estirar la piel en la zona de los pómulos se tienen que hacer unos movimientos ascendentes y exteriores desde la parte inferior del pómulo hasta las sienes.
  4. Normalmente las arrugas que aparecen en la parte superior del labio son verticales, por lo que los movimientos que hay que aplicar serán horizontales desde la parte central hacia la izquierda y después, desde la parte central hacia la derecha.
  5. En las arrugas que aparecen en la barbilla los movimientos tendrá que ser circulares hacia fuera empezando en la parte central, de modo que en la parte derecha de la barbilla serán hacia la derecha y en la parte izquierda serán hacia la izquierda.
  6. Las arrugas del cuello son horizontales, por lo que tendremos que poner la crema de forma vertical hacia abajo, en dirección a la zona del escote.

Consejos para mantener y mejorar la apariencia de la piel

  1. Protege la piel de los rayos del sol. El envejecimiento de la piel se incrementa si la sometemos a una exposición a la luz ultravioleta procedente del sol, esto provocarán arrugas y una piel enrojecida y seca. Tomar el sol sin protección es la principal razón para el envejecimiento de la piel. Empieza por proteger tu piel utilizando protector solar durante todo el año cuando estés expuesto a estos rayos, usa ropa que cubra tu piel y limita el número de horas de exposición al sol.
  2. De la elección de productos que utilices para el cuidado de la piel, elige siempre los que tengan incorporado el protector solar con un FPS de al menos 15, aunque algunos expertos recomiendan que ese mínimo sea de 30. Siempre que sean resistentes al agua y que tengan un amplio espectro, bloqueando así los rayos UVA y UVB. Si estás en contacto con el agua, deber ponerte una cantidad de crema protectora considerable cada dos horas o con más veces si estás nadando.
  3. Utiliza crema que te aporten hidratación a la piel. De esta manera no podrás evitar las arrugas pero atraparán agua en la piel, que ocultarán de manera temporal las líneas y las arrugas más delgadas.
  4. Prohibido fumar y beber demasiado alcohol. El ponerte un cigarrillo en la boca provoca, entre otras cosas, un estrechamiento de los vasos sanguíneos en las capas más externas de tu piel, un daño importante en el colágeno y en la elastina (fibras que proporcionan fuerza y elasticidad a la piel). En consecuencia, se tendrá un considerable debilitamiento de la piel y se arrugará antes. Si has tenido ese hábito durante años, todavía se puede mejorar el aspecto de tu piel (tono y textura) y evitar arrugas venideras si lo dejas.
  5. Bebe mucha agua, te ayudará a expulsar toxinas del cuerpo y a mantenerlo hidratado.
  6. Lleva una alimentación saludable complementando todo lo anterior. Ingiere mucha fruta y verdura para que le aporte a la piel las vitaminas necesarias, además de consumir grasas buenas, (aguacate, aceite de oliva, linaza, semillas, nueces y pescados ricos en omega 3). Cuidado con el azúcar ya que daña el colágeno y la elastina, lo que hará que aparezcan las arrugas. El azúcar es un gran aliado para el envejecer antes.
  7. Ejercicio físico. El ejercicio aumenta la circulación de oxígeno y nutrientes en el organismo. También es un eliminador de toxinas a través de la sudoración lo que provoca que la piel se limpie y esté más firme.
  8. Dormir y descansar bien. La piel se regenera cuando se duerme. Es necesario dormir entre 8-9 horas al día, este es un factor a tener en cuenta para el anti-envejecimiento.
  9. No tener estrés. Esto es un hecho, el estrés provoca que las hormonas del envejecimiento se disparen. Son buenos remedios para combatir el estrés: practicar yoga, meditar o recibir un masaje.

Una persona experta en cuidados para la piel podrá ayudarte a realizar un programa personalizado para el tratamiento de la piel, podrá decirte que piel tienes y evaluar en qué estado se encuentra, de esta manera podrá recomendarte unos cosméticos u otros para que el plan te sea más efectivo.

Contacta ahora

10 + 3 =