Seleccionar página

Calidad del sueño para una piel saludable

Cuando no duermes bien, o duermes menos horas de las necesarias,  donde más se nota es en el rostro: ojeras, ojos hinchados, la piel pierde su brillo… Sin embargo, si nuestro sueño es  de buena calidad, dormimos las horas necesarias, no se interrumpe el sueño por las noches y tenemos rutinas establecidas para una calidad del sueño perfecta, nuestra piel estará saludable y radiante.

Cada vez más, la mayoría de la población padece trastornos del sueño. Esto se ha acrecentado durante este tiempo en el  estamos recluidos. Las consecuencias de la falta de sueño, o un sueño entrecortado y poco reparador, pueden producir importantes afecciones en el organismo, incluida la piel.

Los acontecimientos de la vida cotidiana son una fuente de estrés, que se puede ir acumulando durante el día, haciendo que a la hora de dormir, el cuerpo esté tan tensionado que sea incapaz de conciliar el sueño.

Este momento, además, es en el que más necesitamos descansar, para calmar nuestra mente y que tanto ella como nuestro organismo se reparen.

Qué es lo que ocurre mientras duermes

Al dormir, segregamos una hormona denominada melatonina.  Esta hormona hacen que desciendan los niveles de cortisol, la hormona del estrés que produce nuestro cuerpo para que estemos alertas durante el día.

Durante la noche, lo lógico es que suban los niveles de melatonina (la hormona que induce al sueño), y que desciendan los niveles de cortisol. Si ocurre lo contrario, el insomnio está asegurado.

calidad sueño piel saludableActualmente, además del estrés, la causa de que el sueño se vea alterado y se produzca un desfase en el ritmo circadiano, la tienen los dispositivos electrónicos que desprenden luz azul (televisores, pantallas de ordenador, móviles, etc.).

 

 

Esta luz azul que desprenden, engaña a tu cerebro haciéndole creer que aún es de día y, por tanto, no ha llegado la hora de irse a dormir. De ahí que sea fundamental para conciliar el sueño apagar estos dispositivos, al menos una hora antes de irte a la cama.

Si puedes llegar a tener un día horrible provocado por una sola noche en la que no has dormido bien, este problema sostenido en el tiempo puede provocar consecuencias poco deseables para la salud.

Una buena higiene del sueño va a permitir a tu cuerpo recuperarse física y mentalmente y cargarlo de energía.

Efectos negativos en el organismo que se producen cuando no duermes bien

Enfermedades cardiovasculares

Hay una hormona llamada hipocretina que regula el hambre, el sueño y la temperatura corporal.

Al no dormir las horas suficientes o tener probelamas de sueño, se reduce la cantidad de producción de esta hormona, lo que provocará que no se reparen durante el sueño las células madre de la médula ósea, que es lo que lleva al organismo a funcionar de manera correcta.

La carencia de secreción de esta hormona o la reducción de ella, que se da al dormir menos de seis horas, lleva al organismo a formar en las arterias placas de grasa y aumentarán las células inflamatorias en la médula ósea.

Alteraciones en el sistema inmunológico

El sueño sirve para reparar el sistema inmunológico, siendo la melatonina la que se encarga tanto de regular el sueño como de la fagocitosis para reparar el sistema inmune.

Si esto no ocurre correctamente, tendremos más posibilidades de contraer infecciones y enfermedades como la diabetes. En los niños puede producir problemas en el crecimiento, al afectar a la hormona encargada de ello.

De este modo, es necesario no exponernos a la luz azul antes de dormir, porque bajarán los niveles de melatonina y nuestro organismo no se reparará correctamente.

Disminuye la capacidad cognitiva

Las alteraciones del sueño también repercuten de manera muy directa en las capacidades cognitivas, ya que el sueño repara y resetea el cerebro.

Se produce, por tanto, una pérdida de la capacidad de atención y de concentración, además de que afecta a la memorización.

Te costará tomar decisiones, porque puedes quedarte bloqueado y notarás cómo el cansancio aumenta rápidamente a las pocas horas de estar despierto.

Influye negativamente en tu estado de ánimo

Los trastornos del sueño pueden llevar a un estado de ansiedad, por lo que puedes entrar en un círculo vicioso que, incluso puede producir depresión.

Dormir menos de siete horas diarias produce en tu estado anímico estrés, enfado, irritación, confusión, tristeza y un sinfín de estados anímicos poco recomendables que pueden influir mucho más negativamente en tu salud física.

Produce obesidad

El sedentarismo se ha convertido en uno de los males de la sociedad actual para la salud. Este, sumado a la falta de sueño, dan como resultado la aparición de la obesidad.

Una vez más, la carencia una hormona producida durante el sueño es la causante de ello.

La leptina regula el apetito, reduciéndolo. Pero si no dormimos, la hormona que interviene es la grelina, que es la que avisa al cuerpo que ha llegado la hora de comer.

Por lo tanto, si duermes menos horas de las recomendables, tendrás más hambre y estarás más cansado. Y cuando ambos factores se mezcla, lo que pide el organismo son hidratos de carbono y grasas para aumentar la energía.

Afecta a la salud de la piel

No se reduce solo a que el día que no has dormido bien tengas un peor aspecto, va más allá.

Durante la noche, la piel, como el resto de los órganos se regeneran, a la vez que se eliminan las toxinas.

Ten en cuenta que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y es el que nos protege del exterior, por lo que debemos cuidarla, no solo con cremas u otros tratamientos de belleza, sino también teniendo en cuenta la salud.

Pero sí es cierto que durante la noche las cremas actúan con mayor profundidad, ya que es cuando la circulación de la sangre aumenta y, por lo tanto, su permeabilidad.

Efectos que producen en la piel las alteraciones del sueño:

-En la piel se producen alteraciones inmunitarias a nivel local y en provocan que se debilite la barrera cutánea.

Por esto es importante el aporte de vitaminas como la C, D y los omega 3.

-Aumenta el envejecimiento de la piel, produciendo un peor aspecto.

-La piel se debilita, por lo que los rayos ultravioletas pueden producir un mayor impacto en ella.

-La dermatitis atópica está íntimamente relacionada con la falta de sueño o la dificultad para conciliarlo.

-Si padeces psoriasis los trastornos del sueño producen un agravamiento haciendo que haya más inflamación.

Sueño de calidad para una piel perfecta y una belleza saludable

 

calidad sueño piel saludable

-Aléjate de los dispositivos que producen luz azul, al menos, una hora antes de dormir.

-Haz algo de ejercicio, aunque sea caminar, cuando termine tu jornada laboral, así también combatirás el estrés y la obesidad.

-Relájate, date una ducha caliente, lee, o haz ejercicios de respiración o meditación antes de irte a dormir, te harán conciliar el sueño rápidamente.

-No descuides ni tu colchón ni tu almohada. Muchas veces son los causantes de no tener un sueño reparador.

-Habitúate a irte a la misma hora a la cama, así como levantarte a la misma hora diariamente (claro que puedes hacer una excepción los fines de semana).

– No cenes copiosamente, pero tampoco te quedes con hambre, porque esto último también puede provocar que no puedas conciliar el sueño.

Así que no escatimes horas de sueño. No es una pérdida de tiempo, sino que es necesario para que nuestro cuerpo se repare y, al día siguiente, estemos llenos de energía y preparados para  afrontar el día con buena cara.