Seleccionar página

Cómo influyen los hábitos de vida en la piel

Desde pequeños la sociedad tiene entre sus manos una gran oportunidad para educar en términos de salud, existe la posibilidad de que cambie la perspectiva tradicional que existe del concepto de salud, que aún se entiende como inexistencia de enfermedad.

cómo influyen los hábitos de vida en la piel

Esto se puede llevar a una visión más dinámica en la que intervengan factores como la alimentación, la actividad física y las consecuencias que tienen sobre la salud.

Tomar conciencia

Todo esto pasa por concienciar a la población para que se tomen las medidas adecuadas y se dé un paso adelante, con el fin de que la participación sea mayoritaria y en consonancia para poder luchar ante esta situación.

No debemos olvidar que todos los hábitos que tengamos en nuestro día a día, influyen directa o indirectamente sobre el estado de nuestro cuerpo, y por ende, se verá reflejado en nuestra piel.

Alimentación

El tema de la alimentación es básico para nuestro día a día. Para poder realizar las diferentes actividades a lo largo del día dependemos de manera significativa de lo que ingerimos.

La alimentación se encuentra en la base de la pirámide de necesidades (Maslow, 1943). Por supuesto también influye nuestra salud, que se ve altamente resentida cuando la alimentación no es la adecuada, sufriendo descompensaciones de algunos nutrientes.

Se puede señalar, que a lo largo de los últimos años, algunos estudios realizados, muestran el cambio en la alimentación que se está produciendo.

Se ha cambiado el plato tradicional como los pucheros y los bocadillos, por una alimentación de un tipo más procesada e industrializada, siendo mucho menos saludable.

Cada vez se come peor

Cada vez se come menos fruta y menos verdura y algo que llama poderosamente la atención, es que la comida del desayuno es la más olvidada, siendo una de las comidas más importantes a lo largo del día.

Para el resto de comidas hay una tendencia generalizada a consumir productos procesados y ultraprocesados, siendo estos una fuente alimenticia muy peligrosa para nuestra salud, ya que no son alimentos naturales ni saludables.

Muchas veces se tiende a comprar este tipo de alimentos por ser muy baratos en el mercado y por la comodidad que presentan al estar ya preparados, pero no podemos caer en esa trampa y consumirlos.

Para llevar una alimentación en pro de la salud y el bienestar, ésta debe contener todos los nutrientes apropiados para nuestro cuerpo, con una alta variedad en alimentos (OMS, 2003).

Y, es que, según los expertos, una dieta sana y equilibrada es la auténtica clave para que nuestra dermis luzca sana y radiante en todo momento.

Hábitos saludables

Se puede destacar entre los hábitos saludables la alimentación y el ejercicio físico como cimientos para poder gozar de una buena salud.

La Organización mundial de la Salud (OMS) define estado de salud como: “Un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”

Se advierte un panorama muy poco alentador en esta sociedad en la que existen factores como son las tecnologías, los equipos electrónicos, las condiciones laborales y sociales y el gran deseo por la comida rápida que poco nos aporta para mantener un estilo de vida saludable.

Todo esto tiene una gran influencia en el estilo de vida, siendo cada vez más sedentaria, por lo que consecuentemente la población tiene cada vez más dolencias y presenta un mayor número de personas obesas y con enfermedades cardiovasculares.

No sólo hay que desarrollar este tipo de programas para evitar problemas de salud, sino que también hay que desarrollarlo porque ha quedado demostrado que una alimentación sana y equilibrada tiene una gran influencia en el rendimiento de las personas.

Se beneficia la memoria y la concentración.

Cuándo podemos evaluar los daños

El comienzo del otoño es la época ideal para evaluar los daños que el sol y el verano han podido provocar en nuestra piel. Aparecen manchas, sequedad o irritación, aspectos más comunes.

Pero más allá de cuestiones estéticas, el estado de salud de la piel tiene mucho que ver con el del cuerpo en general. De esta manera, que presente un aspecto más saludable, está íntimamente relacionado con la alimentación, como hacíamos mención anteriormente.

En nuestro blog de estética en casa aconsejamos realizar diferentes rutinas dependiendo en la franja de edad en la que te encuentres.

Podemos afirmar que una dieta dermo saludable es la que coincide con todo aquello que es saludable para el organismo.

La clave

Llevar una dieta sana y variada. Si queremos una piel sana debemos vigilar minuciosamente nuestra alimentación. Una dieta saludable y equilibrada ayudará mucho a lucir un buen aspecto tanto por fuera como por dentro.

cómo influyen los hábitos de vida en nuestra piel

La localización geográfica que tenemos los españoles es una bendición para llevar a cabo una buena alimentación, ya que la mediterránea es un excelente modelo. Es una alimentación variada  incluye todo tipo de vegetales y aceite de oliva.

También resultan imprescindibles los cereales integrales, legumbres, frutos secos, pescados y carne roja con moderación. Todos estos factores hacen que la piel esté sana porque también lo está el organismo.

Otra de las claves está en beber mucha agua para mantener una buena hidratación en todo momento, así como no excederse con la sal y el azúcar.

Está claro que el tabaco tiene que quedar completamente eliminado porque hace que los poros se dilaten y aparezca menos hidratada.

La piel refleja lo que ingerimos

Es cierto que hoy en día resulta complicado que se de cualquier tipo de problema cutáneo por falta de alimentación. Sin embargo, existen enfermedades que se ven reflejadas en la piel, como el marasmo, que están provocadas por un déficit de proteínas o vitamina C.

Por otro lado, no existen evidencias científicas de que otras afecciones estén relacionadas de forma directa con el abuso de ciertos productos que sean ricos en grasas, como sucede con el acné y el chocolate.

Si se puede afirmar que las dietas pobres en hierro suelen desembocar en casos de alopecia o pérdidas estacionales de pelo, por lo que se recomienda tomar alimentos ricos en este elemento (como las lentejas) para suplir este déficit.

De la misma manera, se ha comprobado que la psoriasis se ve muy influida por el alcohol, de manera que su consumo hay que limitarlo.

Por su parte, la rosácea que es otra de las enfermedades crónicas más típicas de la piel, florece en mayor medida con el abuso de sustancias picantes y también el alcohol, ya que son vasodilatadores que empeorarán los periodos de rubor facial.