Seleccionar página

Cuidados de la piel entre los 40 y los 50

En cada edad hay que cuidar la piel de una manera diferente porque no nos preocupa el tratamiento de la piel lo mismo a los 20 años que a los 40 o a los 50.

En la etapa de los 20 lo que deberíamos hacer es empezar por preocuparnos solamente de la limpieza de la piel como ya hablamos en la entrada de estética en casa llamada “Cuidados de la piel entre los 20 y los 30”.

Como hicimos referencia, hay que realizar la limpieza de la piel para regular el sebo y que no nos aparezca acné. En cambio, a los 40-50 nos preocupa más la elasticidad y las arrugas de nuestra piel.

Cada década tiene unos cuidados diferentes, tenemos que ir añadiéndole pasos a nuestra rutina poco a poco y no olvidemos que la constancia es la base de todo.

Cuidado de la piel a los 40

Llegado el momento de los 40 años, quedan atrás las preocupaciones y el estilo de vida de cuando teníamos 20 y 30 años. Todo va cambiando poco a poco, nuestro aspecto físico y nuestra piel por supuesto, también.

Se va perdiendo tersura y luminosidad a la vez que van apareciendo arrugas que empiezan a quitarte el sueño. Ante esto, nos hacemos las siguientes preguntas:

¿Qué podemos hacer ante esto? ¿Qué cuidados hay que llevar?

Reafirmar nuestra piel:

El objetivo principal que tenemos que llegar a conseguir es reafirmar nuestra piel. Si hemos sido constantes en los cuidados de la piel durante los 20 y 30 años, tendremos una gran ventaja con respecto a personas que no lo ha sido.

Por supuesto, la edad pasa por todo el mundo y las arrugas se hacen más evidentes, pero lo esencial es que la piel esté firme y evitemos la flacidez.

Cuidados de la piel entre los 40 y los 50

Uno de los principales complejos de belleza en esta edad es la piel colgante. Para luchar contra esto, hemos de utilizar productos que le aporten a nuestra piel ese colágeno y elastina que está perdiendo, con ingredientes como el retinol y el ácido hialurónico.

Tener una piel limpia es un gran paso para lucir un aspecto más juvenil y sin rastro de impurezas. Llegados a este punto tenemos que dejar claro que no es lo mismo una limpieza de cara a los 20 que a los 40 años, las rutinas de belleza son diferentes.

Cada edad necesita de unos cuidados propios. Hay que utilizar fórmulas limpiadoras muy cremosas y con un efecto tirante para evitar así la flacidez de la piel de la cara o del cuello. Cuánto más densa sea la crema, será mejor porque limpiará y humectará más, en estas edades la piel se reseca mucho más que antes.

Maquillaje:

Hay que tener en cuenta también el maquillaje. A la mayoría de las mujeres les gusta maquillarse para disimular imperfecciones, pero a los 40 hay que decir que no es la mejor opción.

La respuesta a esto está en que el maquillaje se mete en las líneas de expresión y en las arrugas, esto pronuncia más los signos de envejecimiento. Lo que nosotros recomendamos es usar una base natural y fórmulas que hidraten, puesto que no penetran tanto en las líneas de expresión.

Rayos del sol:

Otra de las cosas que hay que tener en cuenta es la exposición de la piel a los rayos del sol. Este cuidado hay que tenerlo en todas las edades porque el sol es el gran enemigo de la piel. Si protegías tu piel a los 20-30, llegados a los 40 la clave está en prevenir enfermedades cutáneas como puede ser el cáncer de piel (aunque puede ocurrir ya en cualquier edad). Hay que usar una crema que contenga SPF y ponérsela en todas las partes visibles de la piel. Se tiene que tener la costumbre y empezar a emplearla a diario, esto hará que castiguemos menos nuestra piel.

Constancia:

Como decíamos anteriormente, la palabra que tenemos que tener grabada en nuestra cabeza cuando tenemos más de 40 años, es la constancia. Esta es la clave del éxito. Si llevas una rutina de belleza diariamente estarás ganando muchos puntos.

Apuesta por peelings o por sueros abrillantadores o con Vitamina C para darle vida a una piel sin luz y con signos de flacidez. Si el peeling cuenta con un efecto lifting es lo ideal porque favorecerá en la elasticidad de la piel.

Cuidado de la piel a los 50

Hoy en día, los 50 años son los 40 de antes, aun así, una vez sopladas las velas de los 50, vamos a ir incorporando algunos pasos nuevos a nuestra rutina de belleza.

Los principales problemas al cumplir los 50 vienen a causa de la bajada hormonal producida por la menopausia, la piel apenas ya no sintetiza colágeno y el que existía se va perdiendo poco a poco. Esto nos provoca la aparición y acentuación de las arrugas, flacidez y pérdida de una considerable densidad cutánea.

Cuidados de la piel entre los 40 y los 50

Con la menopausia, la piel empieza a secarse y a perder luminosidad. En esta edad comienzan también a aparecer manchas que han sido provocadas por el sol y la dermis empieza a afinarse y hay que tener mucho más cuidado con la exposición a los rayos del sol.

Hay cosméticos que están compuestos por principios activos que tienen muy buenos resultados para combatir los signos del envejecimiento facial, algunos de ellos son el retinol, vitamina C, vitamina E y el ácido hialurónico.

¿Cómo debemos cuidar la piel a los 50?

Rutina de mañana

Lo primero que haremos será lavar la piel y si es con agua fría mucho mejor. Una vez que hemos limpiado la piel, aplicaremos un tónico. Nos pondremos un contorno de ojos anti edad justamente después del tónico. Después del contorno de ojos aplicaremos un factor de protección SPF50.

Y, si nos maquillamos lo haríamos como última opción. Si el maquillaje tiene también protección solar, sería lo recomendable, aunque nos hayamos puesto anteriormente, nunca está de más.

Rutina de noche

En primer lugar, tendremos que desmaquillarnos y limpiarnos muy bien la piel. Después pasaremos a tonificarnos. Justamente después, aplicamos un contorno de ojos anti-edad. En la rutina de noche introduciremos un buen sérum. Y, por último, pondremos una crema nutritiva anti-edad.

Esta rutina diaria será personalizada a cada piel y a sus necesidades.