Seleccionar página

Lifting facial

 

¿Qué es un lifting facial?

 

Lifting es una palabra inglesa que significa elevación. Lifting facial es la terminología en medicina y en cirugía y medicina estética que usamos para definir lo que necesitamos hacer en un envejecimiento de la cara.

En la práctica diaria se utiliza normalmente una terminología que divide la cara en tres niveles: la parte frontal o la cirugía de la mirada, la parte media que es desde la mejilla al mentón y la tercera del mentón al cuello.

Entonces diríamos que tenemos tres partes a tratar.

El lifting frontal con la cirugía de la mirada que es importante rejuvenecer la propia mirada, segundo las mejillas para mejorar el ángulo de la mandíbula, y el tercero sería el cuello para sacar esas arrugas o flacidez del mismo.

Estas tres opciones o diferentes tipos de lifting irían objetivados para dar ese rejuvenecimiento facial que el paciente, tanto mujer como hombre, requerirían en un caso de envejecimiento facial.

Se realiza normalmente a partir de los 45 o 50 años de edad para elevar la piel del rostro. Como decíamos antes, la cara con el paso del tiempo se va quedando flácida y con esto quedaría reposicionada en su sitio.

¿Cómo es el postoperatorio?

 

El postoperatorio del lifting, además de tener que tomar antibióticos y antiinflamatorios y vigilar la cicatriz que a los 8 o 10 días se quitan los puntos, es un poco molesto durante los primeros días.

Los pacientes refieren que suelen tener problemas para dormir de un lado y del otro por tener molestias, también pueden tener zonas acolchadas, zonas de insensibilidad en la cara que generalmente se van recuperando.

 

Técnica de los hilos tensores.

 

Hay una técnica de lifting cuando no hay mucha flacidez en mujeres jóvenes, a partir de los 40, que se realiza con hilos tensores, esta técnica está bastante desarrollada y de hecho ha ido quitando el mini lifting.

El mini lifting es una intervención que se hacía antes como un lifting pequeñito y ahora ha sido sustituido por los hilos tensores, que tienen una duración aproximada de 5 a 7 años, con un resultado bastante aceptado cuando el paciente no presenta mucha flacidez.

Es verdad que el lifting es una técnica quirúrgica de cierta importancia, que requiere de un postoperatorio pero el resultado es muy bueno, definitivo, y para personas de más de 50 años está indicado.

En personas más jóvenes que tengan flacidez, la técnica de los hilos tensores también proporciona un buen resultado.

lifting-facial-antes-despues

¿Cómo es el tratamiento de los hilos tensores?

 

El tratamiento consiste en poner primero un poco de anestesia local, y se infiltra una aguja fina que pasa el hilo por dentro de la dermis, y luego estirando se puede dejar exactamente la firmeza que se quiera, de esta manera la piel se sujeta como si fuera una cirugía, y durante 18 meses mantiene una firmeza perfecta, después poco a poco se va yendo este resultado.

Gracias a esta técnica, se puede conseguir un resultado satisfactorio y muy natural en tan solo 30 minutos.

Cuidados a seguir después del tratamiento.

 

Se debe no tocar la cara con las manos durante el primer día. Durante las tres primeras semanas no se recomienda hacer ningún tratamiento de estética, ni radiofrecuencia ni limpieza facial. Cuando se pongan las cremas en casa tendrán que aplicarlas hacia arriba, y sobre todo al lavar la cara se tendrán que dejar la piel bien seca al finalizar.

 

¿Cuáles son los riesgos y beneficios de llevar a cabo un tratamiento de lifting facial?

 

Los beneficios que se tienen al realizarlo son numerosos:

  • Se endurecen los músculos faciales: los músculos de la cara tienen a debilitarse a ceder con el paso de los años. Estos músculos son conocidos como “sistema musculoso aponeurótico superficial”. El lifting soluciona esos problemas de flacidez de la piel, dando una mayor sujeción y reorganización a esos músculos.
  • Se elimina la piel sobrante: la piel flácida será minuciosamente recortada y tensada para darle ese aspecto más natural y de rejuvenecimiento. No se debe tensar en exceso porque el resultado final podría ser demasiado artificial.
  • Se mejoran los contornos faciales: el lifting facial en la zona de las mejillas y de los párpados inferiores (zona media) ayuda a conseguir un aspecto más juvenil, además que un estiramiento de la cara inferior, ayuda a remodelar el contorno de la mandíbula, permitiendo un mayor alisamiento de la zona del cuello.
  • Es un verdadero lavado de cara en un tiempo récord. Nada creará a largo plazo un efecto de juventud como este. Se tiende a aparentar 10 años menos.
  • Este tratamiento cuenta con un proceso de cicatrización muy ligera haciéndola casi invisible.
  • El tiempo de recuperación estimado es mínimo.

Los riesgos tras este tratamiento pueden ser varios, vamos a diferenciar dos etapas, una será durante el postoperatorio y la otra serán los riesgos específicos tras un lifting facial.

 

Empecemos por el postoperatorio:

  • Infección: se puede producir apareciendo en un área determinada produciendo inflamación, rojez, sensibilidad y calor local. Se pueden aliviar estos síntomas tomando antiobióticos.
  • Hematoma: a veces se produce un sangrado debajo de la piel provocando inflamación y molestias en la zona que se ha tratado. Solamente en ocasiones será precisa una operación para la eliminación de sangre.
  • Reacción a la anestesia: esto dependerá de cada persona porque hay personas que presentan efectos secundarios y otras no. Si padeces estos efectos tras la anestesia serán generalmente náuseas y malestar general. Es poco preocupante si aparece y suele desaparecer pasadas unas horas.
  • Pérdida excesiva de sangre

 

Sigamos con los riesgos específicos tras un lifting facial:

  • Decoloración de la piel: es poco frecuente este riesgo pero puede darse y llegar a durar varios meses.
  • Costras en los cortes: estas apariciones son muy normales, al igual que si te haces una herida por un golpe. Su duración es de corte plazo. Es importante no quitarlas por tu cuenta porque se puede quedar una cicatriz.
  • Se puede perder piel o cabello: es raro que se dé pero puede pasar, por lo que hay que tenerlo en cuenta.
  • Se pueden presentar problemas a la hora de la duración de la piel: es algo común en personas fumadoras.
  • Se pueden dañar los nervios que controlan los músculos de la cara: en general si se produce, tiene una duración escasa.
  • Se pueden entumecer o aparecer hormigueo alrededor de las incisiones: es un efecto secundario que por lo general dura poco tiempo, no hay que prestarle mucha atención.

Recibe nuestros artículos