Seleccionar página

Make up casero

Hoy os traemos este post para explicaros cómo hacer un “make up” casero de forma rápida y sencilla, pero primero vamos a hablar de los diferentes tipos de piel que existen, para así poder identificar bien la nuestra antes de empezar a maquillarnos. De esta manera se podrán descubrir mejor los productos más recomendados para ese tipo de piel.

Los diferentes tipos de pieles son los siguientes:

  • Piel normal
  • Piel secamaquillaje-en-casa
  • Piel grasa
  • Piel mixta
  • Piel deshidratada
  • Piel sensible
  • Pieles maduras
  • Pieles con manchas y couperosis (ramificaciones venosas visibles)

Vamos a pasar a detallar cada una de las pieles señaladas anteriormente:

Piel normal

La piel normal se caracteriza por una secreción sebácea normal. Presenta un aspecto luminoso, con una base satinada, flexible, suave, tiene la tez uniforme, poros no visibles y sin imperfecciones.

Piel seca

La piel seca tiene poca protección natural. Se caracteriza por tener su secreción sebácea disminuida, su aspecto es mate y apagado. Normalmente se trata de una piel fina, áspera con la edad, presenta descamaciones, poros no visibles, arrugas de expresión prematuras y a menudo, sensible.

Piel grasa

Este tipo de piel tiene una secreción sebácea excesiva y su aspecto es muy brillante. Su tez es gruesa y tiene una textura grasa, con un aspecto irregular y los poros muy dilatados, especialmente  en la “zona T” del rostro. Es propensa a las imperfecciones, puntos negros, espinillas y granos. Su envejecimiento es más tardío con respecto al resto de las pieles, algo bueno tendría que tener.

Por lo general es una piel bastante resistente pero en ocasiones puede ser sensible y presentar deshidratación o irritaciones debido a la utilización de productos excesivamente astringentes (productos usados para la eliminación de grasa).

maquillaje-amateur

Piel mixta

La piel mixta presenta una secreción sebácea bastante alta en la zona central del rostro “zona T” (frente, nariz y barbilla).

El resto de la piel la encontraremos normal tendiendo a encontrarla más bien seca. Aparecerán brillos en la “zona T” y un aspecto satinado en el resto de la tez. Es una piel ligeramente gruesa en las zonas más grasas, en el resto su textura es suave en general aunque en ocasiones nos encontraremos con zonas un tanto secas. Sus poros son visibles en las zonas más grasas, encontraremos puntos negros y en ocasiones algunos granos.

Piel deshidratada

La piel deshidrata puede deberse a una pérdida excesiva de agua, a la edad, al clima… Es una piel fina y sensible, ligeramente áspera y con tendencia a irritarse y a descamarse.

Piel sensible

Este tipo de pieles suelen presentar zonas con rojeces, descamación y sensación de tirantez. Es una piel fina y transparente. Reacciona ante los cambios de temperatura y los cambios climáticos. Su envejecimiento es prematuro.

make-up-casero

Pieles maduras

Uno de los principales problemas de las pieles maduras es que aparece flacidez debido a la elasticidad y a la falta de firmeza en los contornos. Las arrugas se acentúan más y las ojeras se oscurecen. Las manchas y couperosis suelen ser comunes en estos tipos de pieles.

Las pieles secas suelen arrugarse antes que las pieles grasas, y las pieles grasas tienen más tendencia a la flacidez.

Pieles con manchas y couperosis

Este tipo de imperfecciones pueden darse en todo tipo de pieles. Las manchas solares son más comunes en pieles secas y sensibles. 

La couperosis es una alteración de origen circulatorio. Son capilares dilatados que se presentarán sobre todo en zonas como: mejillas, nariz y barbilla. Suelen aparecer especialmente en pieles finas y sensibles.

Una vez que conocemos los diferentes tipos de pieles y logramos identificar la nuestra, procedemos a maquillarnos.

Nosotros os vamos a dar una serie de pautas para que hagáis un “make up” casero sencillo y  muy rápido.

  • En primer lugar y principalmente debemos limpiarnos muy bien la piel e hidratarla. Después pasaremos a esperar durante unos minutos para que la crema se absorba bien antes de continuar con la aplicación de la base de maquille.
  • Nosotros recomendamos poner en primer lugar un poquito de corrector en las ojeras y en las imperfecciones que queramos y deseamos tapar, siempre y cuando no nos pasemos con el producto.
  • Una vez tapadas las imperfecciones, aplicamos la base de maquillaje. Recomendamos que ese maquillaje tenga, como mínimo, una protección de SPF 30 en invierno y en verano aumentar ese factor hasta el 50. Es aconsejable aplicarlo con brocha, de esta manera el resultado será más homogéneo y por otro lado se ahorrará en producto.
  • Después de aplicar la base, pondremos un poco de polvos translúcidos para fijar el maquillaje y evitar de esta manera que nos aparezcan brillos innecesarios en la piel.
  • Con una sombra marrón claro le daremos más forma y tupiremos más nuestras cejas. Nunca pondremos lápiz ni sombra negra en nuestras cejas.
  • Con la base de la piel ya preparada para seguir, pondremos un poco de sombra de color beige para darles grandeza o amplitud a los ojos y, a continuación, aplicaremos la máscara de pestañas, dejándonos así los ojos listos.
  • A continuación nos pondremos un poco de rubor (colorete), esto funciona un poco en los gustos de cada uno pero está claro que rubor de color rosado nos dará una expresión más dulce.
  • Y por último nos aplicaremos color en los labios con un pintalabios. Durante el día es más aconsejable aplicar colores claros y dejar para la noche colores más oscuros pero bien es cierto que hoy por hoy, en temas de belleza y de gustos, no hay nada escrito.
  • (Opcional). Dependiendo para qué evento o situación os queréis maquillar, nosotros recomendamos aplicar un par de pulverizaciones de un fijador de maquillaje para que el “make up” quede intacto y tenga una duración mayor.

Y después de este post, podemos conseguir estar listas en un tiempo máximo de diez minutos, para así poder lucir perfectas y radiantes con este “make up” tan rápido y sencillo.

Recibe nuestros artículos