Seleccionar página

Ya está aquí el verano, el sol, el poder salir a la calle y… el protector solar, el producto imprescindible durante todo el año, pero mucho más durante el verano.

Sobre todo, este año en el que a causa del covid 19 hemos estado mucho menos expuestos al sol durante los meses anteriores, el extremar las medidas de precaución con el sol y no intentar broncearse rápidamente se hace totalmente necesario.

Beneficios y riesgos del sol

protector solar verano

Beneficios del sol

Tomar el sol en su justa medida y con la protección adecuada  y haciéndolo con seguridad no es malo, al contrario, puede ser muy beneficioso para nuestra salud.

Y no solo en verano, durante todo el año estamos sometidos a la radiación ultravioleta.

Entre los principales beneficios se encuentran:

  • Es fuente de vitamina D, es decir, hace que podamos sintetizar esta vitamina que se encuentra en muy pocos alimentos y que previene el raquitismo y la osteoporosis, entre otras muchas enfermedades.
  • Es bueno para afecciones de la piel como la dermatitis atópica o la psoriasis.
  • Favorece el sistema inmunológico.
  • Mejora la respiración en las personas con problemas de asma y reduce las infecciones respiratorias.
  • Es importante para los músculos y las terminaciones nerviosas.
  • Ayuda mejorar el estado de ánimo.

Riesgos del sol

Como hemos indicado anteriormente, la exposición al sol puede conllevar riesgos si no se realiza con la protección adecuada al tipo de piel y si, además, resulta prolongada.

  • Quemaduras.
  • Eritemas.
  • Cáncer de piel. Este tipo de cáncer lo puede padecer cualquier persona, pero son más propensas a él las personas que ya han tenido quemaduras, o están mucho tiempo expuestas al sol; las personas que tienen piel, cabello y ojos claros; personas con antecedentes familiares de cáncer de piel y las que tienen más de 50 años.
  • Envejecimiento de la piel, ya que se dañan tanto la producción de elastina y colágeno, por lo que se produce el envejecimiento prematuro.
  • Y, por otro lado, puede provocar la formación de arrugas y la aparición de manchas.
  • Afecciones en la vista que pueden, incluso, producir cataratas.
  • Fallo de sistema inmunitario. Vimos antes que una exposición adecuada puede favorecerlo, sin embargo, una exposición inadecuada puede hacer que este se inhiba.
  • Hay que tener cuidado con la exposición solar si se están tomando medicamentos como antibióticos, píldoras anticonceptivas y otros medicamentos, al igual que con ciertos cosméticos.

Radiaciones ultravioleta

España es uno de los países en los que la radiación ultravioleta tiene más incidencia y llega con más fuerza, por lo que es necesario protegernos de ella no solo en verano, sino el resto del año.

La radiación ultravioleta (UV) puede ser de tres tipos: UVA; UVB y UVC. La diferencia entre ellas radica en la longitud de onda con la que llega a nosotros.

La radiación UVC, a pesar de ser la más peligrosa, es la que menos nos afecta, ya que la capa de ozono es la que se encarga de absorber esta radiación y no nos llega.

Lo mismo ocurre, aunque no totalmente, con la radiación UVB, que no llega a absorberla del todo la atmósfera.

Por esto es tan importante que protejamos nuestra capa de ozono.

La radiación UVB llega a la capa superficial de la piel, la epidermis, donde se produce la formación de la melanina, que es la que va a influir en el color de la piel.

Es cierto que al formarse más melanina más tiempo durará el bronceado, pero es un error exponerse al sol para broncearse sin la fotoprotección suficiente, ya que te puedes quemar y, de este modo, dañar tu epidermis, lo que repercutirá en que esta, una vez dañada, no pueda producir melanina.

Con lo que tendrás un doble efecto no deseado y no durará ni siquiera parte del verano el ansiado bronceado.

Es la radiación UVA la que llega a la dermis, la capa más profunda, y en ella se produce la oxidación de la melanina, que también hace que la piel se pigmente, pero el efecto dura muy poco tiempo.

Cómo protegerte del sol con seguridad

protector solar verano

  • Utiliza cremas de protección solar. En las pieles claras se deberían utilizar el factor más alto, así como los deportistas y las embarazadas.
  • Aplica la crema solar en todo el cuerpo. No te olvides de zonas como la parte posterior de las orejas, la nuca y las plantas de los pies.
  • Durante las horas centrales del día (de 12:00 a 16:00) se debería permanecer en la sombra. Aunque estés en la sombra, la radiación solar sigue llegando, por lo que no hay que despistarse y dejar de aplicar la protección solar.
  • Exponte al sol de forma progresiva, para que tu piel se habitúe y no tengas quemaduras solares.
  • Utiliza ropa ligera, pero que cubra brazos y piernas.
  • Protégete la cabeza con sombreros, gorras, pañuelos, etc.
  • Usa gafas de sol que protejan de los rayos UVA y UVB.
  • Hidrátate, beber agua es la mejor forma de hidratarse.
  • Cuando te expongas al sol, no te eches perfumes ni colonias con alcohol, ya que pueden producirte manchas en la piel.

Cómo proteger del sol a los niños

  • No exponer al sol a menores de seis meses y evitar exponer al sol lo máximo posible a los menores de tres años.
  • Utilizar las cremas fotoprotectoras también en la sombra.
  • Los niños deberán beber agua frecuentemente. Agua, y no bebidas azucaradas.
  • Aplicar a los niños la crema solar, al menos, media hora antes de salir de casa.
  • Si están en la playa o piscina, aplicar la crema cada vez que salgan del agua, o si no se bañan, cada dos horas.Aunque el protector solar sea resistente al agua, se deberá aplicar de nuevo al salir de ella.
  • Los niños deberán protegerse con los factores más altos (50+).

¿Qué protector solar elegir?

Formatos de protectores solares

Existe una amplia variedad de protectores solares  en diferentes formatos: cremas, spray, gel, barra, etc.

Dependiendo de la parte del cuerpo en la que se vaya a utilizar, son recomendables unos u otros. Sin embargo, por lo general, el más recomendable es el formato crema, ya que hidrata la piel.

Con el formato spray no sabemos nunca muy bien si la cantidad que hemos aplicado es la necesaria. Además, hay que tener cuidado, ya que algunos pueden ser inflamables.

Los protectores en gel son los más indicados para el cabello.

Factores a tener en cuenta

  • Deberías evitar los protectores solares que contengan ácido paraaminobenzoico (PABA), porque pueden causar alergia.
  • Esta sustancia natural es utilizada en estos productos, puedes encontrarla también como vitamina Bx, aunque no es una vitamina.
  • Y, si tu piel es sensible, los protectores que contienen dióxido de titanio son los más indicados.
  • Deberás tener cuidado con otros productos de belleza como los autobronceadores y maquillajes que tienen protección solar, ya que esta es posible que no sea suficiente, por lo que deberías proteger tu piel con un protector solar antes de aplicar el maquillaje.
  • No te olvides de los labios. Protégelos con cacaos que contengan un FPS 30.
  • Tras haber tomado el sol y después de la ducha, no olvides que tu piel quedará como nueva con un buen after sun, que te proporcionará una acción regenerante y calmante.

Una vez te hayas protegido del sol para no poner en riesgo tu salud, lo único que te queda es disfrutar del verano y este año, más que nunca, con mucha responsabilidad.

No te olvides de guardar las distancias, utilizar las mascarillas y tener precaución por ti, por los tuyo y por los demás.

¡Feliz verano!