Seleccionar página

El tabaco no solo afecta a la salud, provocando daños cardiovasculares y en el aparato respiratorio sino que también daña directamente tu piel, provocando efectos muy negativos sobre ella.

No es de extrañar, teniendo en cuenta de que para la elaboración del tabaco se emplean más de 4000 tóxicos químicos, teniendo una parte muy importante de ellos un gran capacidad cancerígena.

Efectos del tabaco sobre la piel

 

Envejecimiento

Externamente, la piel está expuesta al humo del tabaco, tanto en las manos como en la cara.

Fumar acelera el envejecimiento de la piel haciendo que aparezcan muy pronto una gran cantidad de arrugas.

La causa es que tanto el oxígeno como el resto de nutrientes no llegan correctamente al tejido cutáneo, por lo que disminuye el nivel de colágeno y la elastina, se produce una vasoconstricción y  disminuyen los niveles de vitamina A.

De este modo se dañan las células y aparecen prematuramente las arrugas.

También ocurre que, como el flujo sanguíneo no llega debidamente a las células, estas tienen poca capacidad de regeneración.

Por otro lado, al no producir bien el colágeno y la elastina y tener las células cutáneas dañadas, la piel, que es nuestra barrera externa contra las agresiones, no cumple su función de forma correcta, por lo que pueden aparecer infecciones.

Signos del envejecimiento

Normalmente suelen darse a partir del año de empezar a fumar, pero dependerá del tipo de piel de cada persona.

  • La piel se vuelve más fina y pierde luminosidad.
  • Aparecen arrugas prematuras.
  • Las líneas de expresión se marcarán más por los gestos que se hacen con la boca al fumar, apareciendo la llamadas “códigos de barras”.
  • Aparecen puntos negros en la cara a causa de la dilatación de los poros y el alquitrán que se deposita en ellos.
  • Los dedos de las manos y las uñas se vuelven amarillos a causa del alquitrán.
  • Puede aparecer eccema en las manos.

Otros daños importantes

tabaco piel

No solo el envejecimiento de la piel es un factor por el que deberías plantearte dejar de fumar, y más en estos tiempos de covid.

El tabaquismo causa otros importantes daños:

Cáncer de piel

No solo el cáncer de piel aparece con los melanomas. Un tipo de cáncer muy frecuente entre los fumadores es el carcinoma epidermoide. También se da más en las personas que fuman el cáncer de mucosa oral que se produce en los labios, lengua, paladar y que se puede extender, provocando una metástasis.

Problemas dermatológicos

Enfermedades como la psoriasis, alopecia, eczemas en manos y cara, herpes labiales, etc. pueden estar provocados o se pueden extender a causa del la acción de fumar.

No olvidemos también que las uñas son unas grandes perjudicadas con el consumo del tabaco.

Problemas de cicatrización

Son muchos los pacientes fumadores que se someten a una operación y tienen problemas de cicatrización en la piel a causa del tabaco.

 

Recuperación de la piel al dejar el tabaco

No todo son malas noticias, ya que la piel es un órgano que se puede recuperar muy pronto de los efectos del tabaco.

Al mes de dejar de fumar, ya puedes notar en tu piel los beneficios de haber abandonado el hábito.

La piel es un órgano que tiene mucha capacidad de regeneración. En el caso del tabaco, ya no es un obstáculo que el oxígeno llegue a las células con mayor facilidad.

Esto hace que las células se regeneren de una forma muy rápida, y el colágeno y la elastina vuelven a producirse de forma habitual, por lo que recuperarás la elasticidad y la luminosidad de la piel.

Además, al fumar, la dermis se ensucia y se dilatan los poros, que se obstruyen por el alquitrán del tabaco.

Al dejar de fumar y si lo refuerzas con una buena limpieza facial ayudarás mucho más a que tus poros se cierren y desaparezcan los puntos negros producidos por el alquitrán.

Al dejar de fumar, puedes ayudar a recuperar una piel radiante adoptando unos hábitos de vida saludable:  bebiendo mucha agua para estar hidratada y manteniendo una dieta sana y equilibrada, además de hacer ejercicio, que te beneficiará tanto en la salud física como haciendo que tus ganas de fumar desaparezcan y evitando una recaída.